A 90 minutos del milagro

Diario de Almería; 19/05/18

“Papá, ha dimitido Lucas Alcaraz”. Le desperté. Era bastante temprano. Yo madrugaba para ir a trabajar y mi padre, que instantes después correría la misma suerte que yo, disfrutaba de sus últimos minutos de sueño. La noticia había saltado casi en la madrugada del lunes, cuando muchos ya dormíamos. Apenas presté atención al desayuno. Estaba ensimismado, mirando en Twitter las reacciones de los aficionados a tal imprevisto y dándole vueltas a la cabeza. “Si un tío tan experimentado como Alcaraz se ha visto incapaz de reconducir esto, imagina cómo estarán las cosas”, me decía. “Este año no nos salva nadie. Nos vamos a Segunda B”, me autosentencié. Nos lo merecíamos con creces, realmente, tras tres temporadas repletas de despropósitos por parte del club. Lucas no era santo de mi devoción, pero su espantada a escasas seis jornadas del final fue un shock. Dejaba al Almería en caída libre, tras ocho partidos sin ganar, igualado a puntos con las posiciones de descenso y con unas sensaciones que no se podían empeorar.

Entonces, cuando muchos nos preparábamos para la agonía, llegó Fran Fernández. Ante el Barcelona B la cosa cambió poco. Se vio a un equipo a merced del rival durante muchos minutos, nervioso y dubitativo, pero que ganó. Eran los tres puntos que se necesitaban para empezar la metamorfosis. Ante el Tenerife se sufrió, pero se tuvieron ocasiones clamorosas para conseguir los tres puntos. El Granada ni llegó a puerta. Con un rocoso sistema defensivo y un ataque limitado pero eficaz, los rojiblancos sacaron un triunfo de oro.

Ahora, menos de un mes después de la salida de Alcaraz, estamos a un triunfo de contemplar un milagro. Fran se hizo con un equipo hundido, en una dinámica desastrosa, con una alarmante falta de calidad, sin ninguna dinamita ofensiva y con muchas carencias atrás, y está a un paso de salvarlo y de hacernos un favor, el de poner punto y final, con dos semanas de antelación, a una nueva temporada horrorosa de este club.

Deja un comentario