Las cosas bien hechas

Diario de Almería; 17/03/2018

No era tan difícil. Parecía que le pedíamos peras al olmo, que queríamos imposibles, que nos quejábamos por vicio. Pero no, no eran utopías. En las últimas semanas, la UD Almería está llevando a cabo una serie de medidas fuera de los terrenos de juego a las cuales no nos tenía acostumbrados. Pequeños pasos que apenas suponen sacrificio para un club profesional, pero cuyos beneficios son gigantescos en lo social.

Estos días hemos podido ver, casi con estupor, cómo la Fundación que anunció la entidad se ha puesto en marcha rápidamente y, lo que es más sorprendente, con total éxito. Hemos comprobado que, efectivamente, tal y como se prometió, se está empezando a trabajar con un equipo de personas con discapacidad y con otro femenino de cara a la temporada que viene. ¡Era verdad! Pero no solo eso. La UD Almería ha sabido tratar, de forma ejemplar, un tema tan desgraciado, cruel y triste como ha sido el asesinato del pequeño Gabriel, que ha mantenido conmocionada a toda la sociedad española. En un fantástico e inesperado detalle, los rojiblancos anunciaron que llevarían, de aquí a final de temporada, un pez azul en el pantalón, en recuerdo del ‘pescaíto’. Todo el país se ha hecho eco de la noticia. Además, un lazo negro ha presidido la web del club estos días. Detalles ínfimos, pero que cuentan.

La estrategia en Twitter también parece haber cambiado. Las fotografías de protagonistas rojiblancos acompañadas por citas textuales, las simpáticas interacciones con otros clubes de la categoría o los tuits haciéndose eco de fechas importantes, como el que sirvió para felicitar el Día de Andalucía, han dinamizado la cuenta del club, antaño olvidada casi a su suerte.

Queda mucho por pulir, es cierto, y aún hay promesas por cumplir, como el volver a ver a los jugadores rojiblancos de visita por los colegios de la provincia, pero parece que el Almería, por fin, vuelve a involucrarse en la sociedad almeriense. No era tan difícil, y estos gestos valen casi tanto como una permanencia.

Deja un comentario