Nuestra locura

Diario de Almería; 31/12/17

El trofeo acaba de cumplir dos años en mi estantería. Prácticamente, cada día me recuerda que el fútbol va más allá del mero hecho de dar patadas a un balón. La Peña Los Monsis también se encarga, cada Navidad, de dejarlo claro. El Memorial Francisco Javier Balbín cumplió cuatro años el pasado 26 de diciembre y, aunque mi equipo formado por veteranos y miembros de la prensa deportiva sucumbió ante el compuesto por los peñistas, el día fue inmejorable.

Es obvio que el sentimiento hacia la UD Almería no pasa por su mejor momento. La esperpéntica gestión del club está alejando, poco a poco, a la afición que con tanto esfuerzo se fidelizó años atrás. La Peña Los Monsis, como cualquiera, sufre por su equipo. Sus miembros sienten ganas de abandonar, de tirar la toalla. Nos pasa a todos. Sin embargo, en las cervezas de después de los partidos no se habla de si Cristiano merecía el Balón de Oro o de si Ter Stegen es el mejor portero. Tampoco de Guardiola ni de Zidane. Se habla del Almería. De su historia. De su presente. Recordamos a jugadores olvidados, ensalzamos a nuestras leyendas y maldecimos la plantilla actual. Así, durante horas. Sin parar. No nos cansamos. No se cansan.

Cada año, la Peña Los Monsis nos muestra que la UD Almería es esto. En una de las peores épocas de la historia para ser aficionado rojiblanco, Alejandro Asensio, impulsor de este partido anual, me recuerda que no estoy solo. Nos recuerda a todos que no estamos solos. Él, junto a varias decenas de locos más, se empeña en demostrarnos que sigue mereciendo la pena ir al estadio cada dos domingos, aunque solo sea por mantener viva esta llama.

No conocí a Francisco Javier Balbín. Sin embargo, sí me relaciono con las maravillosas personas que lo rodearon y que se ocupan de que su recuerdo siga vivo. Es un placer tener en mi estantería el trofeo del Memorial de 2015, pero aún más lo es el saber que nuestra afición por el Almería no es en vano. Estos momentos son la explicación de toda esta locura. Una fantástica locura.

Deja un comentario