Parado en el tiempo

Diario de Almería; 09-03-2018

Me gustaría transportarles al mes de septiembre del año 2013. Juan Carlos I seguía reinando en nuestro país, Podemos ni tan siquiera existía como partido político y se iniciaba una temporada futbolística que se saldaría con la décima Champions del Real Madrid y el Mundial de Brasil, de infausto recuerdo para los españoles. La UD Almería, por aquel entonces, disfrutaba de la Primera División que había vuelto a recuperar. Ese mes de septiembre, el día 12, la web del club anunciaba que “la Ciudad Deportiva de la UD Almería será una realidad en el segundo semestre de 2014”. La noticia proseguía diciendo que “a finales de 2013 podrá darse a conocer el proyecto de manera oficial”.

Volvamos a nuestros días. Felipe VI es ahora el Jefe de Estado de España, Podemos constituye una fuerza política de considerable seguimiento en nuestro país, el Real Madrid va en busca de su décimo tercera orejona y la selección llega al nuevo Mundial como una de las favoritas. Mientras tanto, la superficie de 44.000 metros cuadrados que el Ayuntamiento adjudicó a la UD Almería sigue intacta. Ni rastro de los cuatro campos de fútbol once que iban a ir acompañados por otro de dimensiones más reducidas y, lo que es peor, ni rastro de intención por parte del club.

Ayer, Alfonso García acudió al Ayuntamiento para tratar diversos temas de actualidad entre los que salieron a colación estos terrenos. El plazo de la cesión expira en junio y el Almería no ha movido un solo músculo. En todos estos años, y pese a las numerosas ventas y a los ingresos televisivos, el club no ha sido capaz de juntar esos tres millones de euros que se anunció que costaría la Ciudad Deportiva. Extraña, sobre todo, porque en todo este tiempo el desembolso en fichajes ha sido pírrico. La austeridad, en este caso, no parece haber servido para ahorrar. O, al menos, no para que ese ahorro repercuta en el bien de la entidad. Las excusas, eso sí, han estado a la orden del día. Otra cosa es que, a estas alturas de la película, nos las creamos.

Deja un comentario