¿Y si no se va?

Diario de Almería; 16/06/18

Mañana se cumplirán dos semanas desde que acabase la temporada. Catorce días desde esa dramática noche en Lugo en la que la UD Almería estuvo durante varios minutos en Segunda B y en la que la afición allí presente estalló contra Alfonso García. Sorprendió instantes después el presidente anunciando no ya que el club estaba en venta, algo que nunca ha negado, dando siempre a entender que esperaba una suculenta oferta en lo económico, sino que su etapa en la entidad había llegado a su fin.

Fue la primera vez que el empresario admitió que su proyecto estaba desgastado. Derrotado, sin apoyos y sin ninguna motivación, reconoció que su mandato no se podía exprimir más. Entonces llegaron las cábalas. Parecía que el club se iba a vender en cuestión de días. De horas. Todo hacía indicar que entraríamos en un frenesí de noticias que derivarían en un cambio radical de rumbo para la entidad. Sin embargo, a 16 de junio seguimos como estábamos, pero con dos semanas menos de margen.

No ha habido un solo movimiento en la plantilla. Nada sabemos de un Fran Fernández que sigue esperando noticias de su renovación. Cada vez llegan menos informaciones sobre una posible venta y, para colmo, Alfonso García, en una extrañísima maniobra por su parte y por la del club, desmintió cualquier rumor de traspaso. Todo se enredó aún más cuando la entidad, paralizada en casi todos sus aspectos, anunció con una sorprendente antelación las nuevas equipaciones del próximo curso.

Es llegados a este punto cuando salen a flote varias preguntas: ¿y si Alfonso García no se va? ¿Estamos preparados para seguir soportando esta gestión una temporada más? ¿Con qué ánimo emprendería el presidente un nuevo proyecto tras anunciar que su etapa en Almería ya ha llegado a su fin? ¿Quién puede creer que el máximo mandatario desembolsaría dinero o correría riesgos con un club que ya da por perdido? ¿Cuánto tiempo más se seguirá perdiendo sin hacer ningún movimiento en lo deportivo? Las respuestas dan miedo. Casi tanto como estos últimos cinco años.

Deja un comentario